Tipo de Comida: Variada, típica.

Ubicación: Puente de la Libertad, Manizales

wpid-20140807_1345582.jpg.jpegEl sitio es impresionante, la decoración está esmeradamente realizada, aunque los colores y patrones en algunas partes pueden parecer estrambóticos. El lugar es tan grande que permite al visitante ubicarse en diferentes ambientes, todos muy bien ornamentados y acogedores. En las noches además funciona como bar y tiene espectáculos en vivo.

El servicio fue muy bueno, aunque los meseros podrían estar más atentos a los comensales, teniendo en cuenta  que fuimos a una hora poco concurrida y que habían varios de ellos. No obstante, una vez captada su atención, cabe decir que su servicio fue excelente.

Nos anunciaron que los pedidos tardarían unos 20 minutos y pedimos: Langostinos a la brasa, Solomito al estragón y Churrasco, con limonadas de coco y natural.

wpid-20140807_1352142.jpg.jpeg

Las bebidas fueron servidas casi inmediatamente y mientras los platos llegaban nos trajeron una bonita canasta con maduritos y una salsa rosada con pedacitos de pimentón asado.

Maduritos

 

 

Gratamente, ni bien habíamos terminado los maduritos empezaron a servir los platos, bellamente presentados y exquisitos; los Langostinos, muy sabrosos, acompañados con un arroz de coco muy rico, no muy dulce pero lo suficiente para contrastar el sabor ácido de la salsa que bañaba a los langostinos. Los maduritos que acompañaban eran los mismos que ya se habían probado en la canasta, se hubiera esperado, tal vez, algo diferente.

Langostinos a la brasa

Langostinos a la brasa

En cuanto a las carnes, ambas estaban deliciosas, bien asadas como se pidieron, suaves, tiernas y cuidadosamente servidas.

Churrasco

Churrasco

Solomito al estragón

Solomito al estragón

 

Hubo un incidente desagradable con la papa cocida que acompañaba al churrasco ya que estaba podrida. Muy decepcionante este punto, aunque podría pensarse que el chef no se dio cuenta, la papa venía partida y se espera de un restaurante de esta categoría más cuidado en los detalles.

A pesar de esto, al pedirle al mesero que trajera una nueva, nos la trajeron, con lo cual nos sentimos completamente reivindicados.

wpid-20140807_1407542.jpg.jpeg

 

Lamentablemente las limonadas se amargaron muy rápido y pasaron de tener un buen sabor, sin ser excelente, a uno desagradable.

El postre fue una completa decepción, muy caro por su relación calidad/precio y en realidad muy sencillo, dio la impresión de ser un arequipe corriente muy reducido en leche. No obstante no alcanza a restarle mérito al resto de la comida, que fue excelente.

 

Musselina de arequipe

Musselina de arequipe

Finalmente, se deben destacar los detalles del sitio, incluso los baños tienen una decoración especial y el ambiente hace que valga la pena la experiencia aunque sea un lugar bastante costoso.  Un detalle curioso, hay una fuente con dulces de la cual se pueden tomar tantos como se quieran.

 

Fuente de dulces

Fuente de dulces

 

Comida:     *****

Servicio:    ****

Precio:       ***

En conclusión:

Si me gustó”

Tipo de Comida: japonesa

Ubicación: Recta del coliseo, Edificio Monte-Carlo, Cll 63 N 23 C 68 Local 4, Manizales

lampara

El sitio es bastante acogedor, todo el mobiliario es muy adecuado en relación al tipo de comida que venden. La atención de la mesera asignada fue impecable en la toma del pedido, muy atenta y amable. Casualmente, por ser Martes, había 2×1 en sushi, es decir se pagaba solo el plato más caro, se ordenaron dos platos: sushi kabayaki en tempura  y ojo de tigre y dos bebidas: limonada de coco y limonada de jengibre.

sushi ojo de tigre

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No obstante la excelente atención inicial, el pedido demoró aproximadamente 50 minutos en llegar a la mesa, durante todo este tiempo ni de la atenta mesera, ni de nadie más se recibió comunicación alguna. De hecho, de no ser porque llevando tal vez media hora de espera se solicitaron las bebidas, las mismas hubieran tardado lo mismo que el sushi. En defensa del establecimiento parece ser que no es una situación habitual y se presentaron imprevistos.

A pesar de todo lo anterior, la llegada de los platos presagiaba que algo bueno ocurriría a continuación, la excelente apariencia de éstos coincidió con su exquisito sabor. Sin tener un paladar acostumbrado a la comida japonesa, es justo decir que ambos platos estaban deliciosos, bien servidos, frescos, de textura agradable al paladar, e incluso, para aquellos que no gustan del pescado crudo, con un sabor y olor suaves. El wasabi que acompañaba, exquisito. Fue anunciada una salsa Teriyaki, que finalmente nunca llegó.

En cuánto a las bebidas, ambas  tenían muy buen sabor, excelente presentación y un balance ideal tanto en el coco en el caso de la una, como en el jengibre en el caso de la otra. Muy agradable el punto de equilibrio logrado con el jengibre, siendo una raíz que puede ser bastante compleja de utilizar en la cocina, lograron una bebida muy buena.

gengibrelimonada

 

 

En definitiva hizo falta algún tipo de atención o explicación por las demoras en la entrega del pedido, pues hubo un absoluto silencio al respecto, por lo menos hasta el momento de pagar la cuenta, cuando al comentar la situación al administrador muy amablemente se disculpó y ofreció bebidas gratis para la siguiente visita.

 

Comida:     *****

Servicio:    ***

Precio:       ****

En conclusión:

Si me gustó”